La Ley de Propiedad Intelectual, los Derechos Humanos y la Cultura Libre en España

La Ley de Protección Intelectual -LPI- limitará los Derechos Humanos y encadenará a la Cultura Libre en España

La Ley de Protección Intelectual -LPI- limitará los Derechos Humanos y encadenará a la Cultura Libre en España

Desde hace algún tiempo se vienen publicando en diversos medios artículos sobre las repercusiones que la aprobación de la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) promovida por el gobierno de Mariano Rajoy supondrá para los recortes de las libertades ciudadanas en España y, por tanto, de los Derechos Humanos, que en nuestra opinión deben ser prioritarios para cualquier legislador realmente comprometido con la ciudadanía y su bienestar.

Rubén Caravaca en el artículo ‘No a la Ley de Propiedad Intelectual del Gobierno de España’, publicada en la Revista Alternativa Digital Madrileña Pongamos que Hablo de Madrid, se hace eco del artículo sobre el tema suscrito por Carlos Sánchez Almeida en el blog Jaque Perpetuo con el título ‘La Ley de Propiedad Intelectual y Alfred Hitchcock’ que advierte sobre que el verdadero objetivo de la proyectada LPI no es perseguir la piratería ni la Tasa Google, sino que viene a representar una Ley Mordaza para Internet como la Ley de Seguridad Ciudadana en las calles: limitar y, a la larga, impedir el libre ejercicio de los Derechos Humanos y frenar la Cultura Libre impulsada por Internet y las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación

Fernando Acero Martín comentaba tempranamente el tema en un artículo publicado en Kriptópolis, en 2013, con un título más que significativo: ‘La Ley de Propiedad Intelectual y los Derechos Humanos, aceite y agua’ -reproducido en su totalidad en el sitio web de la Asociación de Internautas– y en el que se dice textualmente: “El proyecto de LPI española, muestra un claro divorcio entre el legislador y los autores, así como entre el legislador y la sociedad. Pero lo más preocupante, es que el legislador demuestra que no tiene interés en tener en cuenta y proteger los Derechos Humanos aplicables, tanto para los autores, como para la sociedad en general, quedando claro en la redacción, que solamente hay interés en la protección de los intereses económicos de los negocios, empresas e inversores por encima de cualquier otra consideración ética o social.” 

También es muy explicito el título del artículo publicado por Pablo Romero en la sección de tecnología del diario El Mundo: ‘Así afectará a Internet la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual’ y en el que se avisa de que: “La norma propuesta, tal y como está redactada (Art 158 ter. 2. A y B), abre la puerta a estirar el concepto de ‘infractor’ (de ‘pirata’) prácticamente a cualquier ciudadano que disponga de un sitio web y facilite enlaces a contenidos no autorizados, incluso si no los ha colocado el responsable del sitio (o sea, si aparecen en comentarios de sus lectores, que permanentemente deberá vigilar). Aunque la norma se ha pensado para actuar contra sitios tipo ‘Series Yonkis’, lo cierto es que se ha eliminado del texto el requisito de ‘daños significativos’. Cualquier daño, por tanto, se puede considerar como ‘infracción’.”

El propio Rubén Caravaca vuelve a incidir sobre el tema en su blog ‘La revolución será una fiesta o no será’ con un artículo titulado ‘Propiedad intelectual y control social’ donde expone, entre otras opiniones, que “La propuesta no sólo ataca la libertad de cada creador, menos mal que nuestro gobierno se define como liberal, impidiendo decidir libremente como difundir cada obra. La norma supone un ataque directo a la filosofía promovida por los que se acogen a licencias basadas en compartir el conocimiento, procomún, commons… beneficiando descaradamente a los recaudadores de ingresos de autor y a la industria. Lo que ocurre habitualmente con la gestión de derechos musicales, las sociedades de gestión recaudan igual por temas con copyright que aquellos acogidos a licencias creative coommons, repartiendo lo recaudado por estas últimas entre sus asociados.  ¿Cómo denominar esta práctica?”. Rubén Caravaca concluye este artículo con un párrafo totalmente estremecedor: “Todo forma parte de un plan perfectamente planeado y encubierto con todo tipo de excusas y pretextos con el objetivo de controlar una sociedad que con una red neutral es imposible de conseguir.”

Por último, la cancelación de la proyección del documental ‘Cocksucker Blues’ de Robert Frank (1972) sobre los Rolling Stones, que iba a tener lugar el jueves 21 de agosto de 2014 en el Museo Nacional Centro de Arte Reina  Sofia dentro del ciclo audiovisual Seducción y resistencia. En los límites del pop, es muy esclarecedora sobre como imperan los derechos particulares sobre los derechos colectivos y sobre como la Propiedad Intelectual se impone sobre la Cultura Libre. Para una información más detallada ver el artículo ‘El documental que los Rolling Stones no quieren que veas’ de Ramón de Fontecha en El Confidencial.

Además, y esto es lo paradójico, el vídeo ‘Cocksucker Blues’ se puede encontrar en tres partes en YouTube y reproducirse sin ningún impedimento e incluso compartirse sin ningún problema como puedes comprobar viendo los 3 vídeos en el enlace siguiente:

 


[Articulo publicado en el desarrollo del Tema 1 | ¿Qué es la cultura libre? | #encirc14 | Ártica – Centro Cultural 2.0 del Curso en línea | Gratuito y abierto | ‘Arte y cultura en circulación: Políticas públicas y gestión de lo común’ | Ártica Centro Cultural Online]

 


Comments

    acnetglo

    ¡Muy claro! La legitimidad social de este tipo de leyes es cada vez más dudosa, y sin embargo, asombra como llegan una y otra vez a los parlamentos, siendo tan rechazadas a nivel social.

    Gracias por compartir todos estos enlaces que incluyes en el post, los estaremos leyendo y compartiendo también en el curso.

    Responder
      acnetglo

      Gracias a ti Mariana, por tu comentario y por el curso.

      Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: